Hola amig@s!!!! Bienvenid@s a mi blog. Hace algunos días, mientras buscaba ciertas cosas, encontré un pequeño baúl donde, alguna vez, guardé mis sueños. Lo abrí poco a poco para ver que había dejado en él. Ahí estaba mi sueño de terminar una carrera, mi sueño de conseguir un trabajo, mi sueño de viajar y conocer muchos lugares del mundo,..... Muchos sueños que, a fecha de hoy, se han cumplido pero otros que aún quedan por realizar.

Lucha por tus sueños y no permitas que los del futuro queden como recuerdos del pasado.



EL BAÚL DE LOS SUEÑOS, un espacio donde podré compartir con vosotros experiencias, deseos, inquietudes, ...y muchas cosas para enriquecernos mutuamente.El título del blog va dedicado a las dos personas que más quiero en el mundo, mis hijos, MARCELO y RODRIGO porque quiero que guarden sus sueños en un pequeño baúl y nunca dejen de soñar.















domingo, 4 de septiembre de 2016

EL REGRESO

Después de bastante tiempo, retomo mi blog. Francamente estoy sorprendida al ver que más de 7.000 personas han dedicado un minuto de su tiempo a este pequeño blog en el tiempo que he estado ausente. A todas ellas, GRACIAS!

Han sucedido muchísimas cosas desde que abrí mi baúl de los sueños: mis hijos son unos hombrecitos, mi carrera profesional y laboral se ha enriquecido, he crecido como persona, he conocido personas maravillosas y vivido infinidad de experiencias que quedarán reflejadas en el libro de mi vida. El destino se ha encargado de abrir, escribir  y cerrar cada uno de sus capítulos y aún quedan muchos por completar.

Espero que puedan ser de utilidad las pequeñas reflexiones que reflejaré en este blog y que os ayuden a cumplir vuestros sueños.

martes, 11 de febrero de 2014

SIEMPRE ME SIENTO FELIZ

Siempre me siento feliz. Sabes por qué? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve en la vida es la muerte. la vida es corta, por eso, ámala, sé feliz y siempre sonríe, sólo vive intensamente. 
Antes de hablar, escucha.
Antes de escribir, piensa.
Antes de herir, siente.
Antes de rendirte, intenta.
Pero..antes de morir...VIVE.

William Shakespeare


sábado, 26 de octubre de 2013

VUELAAAAAAAAAAAAAAAA

Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasaron unos meses y el maestro informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente pero que, el otro,  no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Al día siguiente, por la ventana, el monarca pudo observar que el ave aún continuaba inmóvil. Pensó, decidió comunicarle a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al hálcón.

A la mañana siguiente, vio el halcón volando ágilmente por los jardines. No podía creer lo que sus ojos estaban observando, por lo que solicitó conocer al autor de este milagro.
Y yo te pregunto, ¿ Sabes que tienes alas?, ¿ sabes que puedes volar?, ¿ A qué te estás agarrando?, ¿ De qué no puedes soltarte?, ¿ Qué estás esperando para volar?.

No puedes descubrir nuevos mares a menos que tengas el coraje para volar. Vivimos dentro de una zona de comodidad donde nos movemos y, creemos, que eso es lo único que existe. Dentro de esta zona está todo lo que sabemos y todo lo que creemos. Viven nuestros valores, nuestros miedos y nuestras limitaciones. En esta zona reina nuestro pasado y nuestra historia.Todo lo conocido, lo cotidiano y fácil.Es nuestra zona de confort y, por lo general, creemos que es nuestro único lugar y modo de vivir.Tenemos sueños, queremos resultados, buscamos oportunidades, pero no siempre estamos dispuestos a transitar caminos difíciles. Nos conformamos con lo que tenemos, crreemos en lo único y posible, y aprendemos a vivir desde la resignación. El liderazgo es la habilidad que adquirimos cuando ampliamos nuestra zona de comodidad. Cuando estamos dispuestos a correr riesgos, cuando aprendemos a caminar en la cuerda floja..........

Vuelaaaaaaaaaaaaaaaaaa.........................................







martes, 15 de enero de 2013

CÓMO DECIR LAS COSAS

Una sabia y conocida anécdota dice que en una ocasión, un Sultán soñó que había perdido todos los dientes.


Después de despertar, mandó llamar a un Adivino para que interpretara su sueño.

-¡Qué desgracia Mi Señor! -exclamó el Adivino- Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

¡Qué insolencia! -gritó el Sultán enfurecido- ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡¡Fuera de aquí!!!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.



Más tarde ordenó que le trajesen a otro Adivino y le contó lo que había soñado.

Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes.

El semblante del Sultán se iluminó y con una gran sonrisa…


…ordenó que le dieran cien monedas de oro al segundo Adivino.

Cuando éste salía del palacio, uno de los guardias le dijo admirado:

-¡No es posible!. La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que la del primer Adivino. No entiendo por qué al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.



-Recuerda bien amigo mío – respondió el segundo Adivino – que todo depende de la forma en que decimos las cosas…. uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender el arte de comunicarse.



miércoles, 26 de septiembre de 2012

DUELE LA MAR CUANDO SE MARCHA



Siempre he dicho que existe mar tierra adentro,
en el corazón de la persona que ama,
donde las huellas se quedan y las palabras se graban.
Océanos de sentimientos buscando tierra firme,
para echar raíces como si fueran plantas
y arraigarse a su tierra como sustancia viva.
Son mares de sentimientos que te agitan las entrañas;
el oleaje que zarandea tu cuerpo
se precipita contra el pecho cuando te bañas.
Son lágrimas que enrojecen tus ojos por la sal que contienen.
Son sentimientos que al mojarte duelen
como duele la mirada en bajamar,
como duele la mar cuando se marcha.
Gracias Caman Lasa.

sábado, 28 de julio de 2012

LOS AMANTES DE TERUEL




Cuentan que en los albores del siglo XIII vivieron en Teruel dos jóvenes llamados Diego e Isabel. Sus familias estaban enemistadas desde hacía ya tiempo, pero el destino quiso que ambos se enamorarán en contra de los deseos familiares. Los Segura era una familia con poder y con buena fortuna en Teruel mientras que los Martinez de Marcilla eran considerados una familia de pocos recursos económicos.
Un día los enamorados pidieron permiso para casarse y, el padre de Isabel,  rechazó a Diego por no ser el pretendiente ideal para su hija y por falta de un patrimonio y riqueza que  deseaba para hacer un buen matrimonio. Por ese motivo, Diego Juan Martínez de Marcilla,  juró hacer fortuna fuera de Teruel y volver al cabo de cinco años, pero pidió al padre de Isabel, que no la casara con ningún otro hombre.

No tardo el padre de Isabel a obligarla a casarse y buscó en el aristócrata Fernando de Gamboa, hermano del señor de Albarracín, al marido ideal para su hija. Los esponsales de la joven con el noble Gamboa fueron muy sonados y festejados en Teruel. Al cabo de un tiempo, al cumplirse los 5 años de la promesa en 1217, regresó Diego y viendo que su amada Isabel estaba ya casada con otro hombre. Pidió verla y, en el momento de encontrarse uno enfrente al otro, Diego le pidió a Isabel un beso, ella se lo negó y él cayó desplomado en el suelo muriendo en el acto.
Isabel al enterarse del lugar del entierro de su eterno amado, quiso presenciar  el mismo.
Los turolenses vieron atónitos como la joven Segura besó con pasión a su enamorado en unos labios ya fríos y sin vida, el beso que le había negado el día anterior. Al acabar dicho acto, Isabel cayó desplomada sobre el cuerpo de Diego falleciendo de repente. El amor era tan grande que no pudieron sentirse separados ni una vez muertos.

jueves, 26 de julio de 2012

LA TRISTEZA Y LA FURIA








En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar o,  quizás, donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta...



En un reino mágico donde las cosas no tangibles se vuelven concretas...



Había una vez... un estanque maravilloso.



Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...





Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.



La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber por qué- se baño rápidamente y mas rápidamente aún salió del agua... Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que desnuda y apurada, se puso al salir, la primera ropa que encontró...



Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino de la tristeza...



Y así, vestida de tristeza, la furia se marchó.





Muy calma y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo) con pereza y lentamente, salió del estanque. En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.



Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.





Cuentan que, desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que la furia que vemos es sólo un disfraz y que detrás del disfraz de la misma está escondida la tristeza.



Nuestro enfado es la mejor forma de esconder la tristeza que realmente tenemos.Lejos de querer herir a alguien con nuestras reacciones, sólo pretendemos defendernos de más dolor.